Blog de Marvi

Diseñamos para ti con estilo y personalidad

Blog de Marvi - Diseñamos para ti con estilo y personalidad

El Tirador, elemento de la cocina

Ejemplo de cocina intalada por Marvi

Cocina Marvi

Los tiradores han sido siempre un elemento imprescindible en la cocina. Han servido para abrir y cerrar puertas y cajones pero también han cumplido una función decorativa, en muchas ocasiones han sido el toque final que ha servido para personalizar la cocina.

El minimalismo que ha llegado estos últimos años al diseño de la cocina ha hecho que los antiguos pomos se convirtieran en tiradores que con el tiempo se han estilizado, han ampliado su tamaño, y adoptado líneas más rectas y acabados diferentes.  Los acabados metalizados han ido ganando terreno hasta la actualidad en que casi copan todo el mercado.

 

El tirador alargado facilita la apertura de puertas y frentes y da una línea estilizada y moderna a las cocinas, sujetan bien la puerta distribuyendo la presión y peso de forma homogénea por las guías de los cajones o bisagras de las puertas, evitando el desgaste de los herrajes que sería asimétrico lo que podría dañar la estructura del mueble, además del herraje. Pero tiene dos inconvenientes;  no es válido para cocinas pequeñas  ya que puede resultar estéticamente desproporcionado,  y además puede provocar problemas a la hora de abrir y cerrar algunas puertas, al chocar los tiradores.

 

En cuanto a los acabados, han ido evolucionando con nuevas texturas y materiales, con incrustaciones de Sharowsky o acabados en color a juego con la puerta, níquel, cromado, aluminio, cobre, metalizados envejecidos, etc.…

 

Sistema de apertura Gola

Sistema Gola

Pero la revolución ha llegado con fuerza a las cocinas con otras opciones de apertura basados en soluciones que eliminan en muchos casos el clásico tirador sustituyéndolo por uñeros integrados en el mueble de cocina (Sistemas Gola) o uñeros integrados en la puerta o frente de cajón, aunque ambos tienen sus inconvenientes. En el primer caso el coste de este sistema, así como la pérdida de espacio útil de acceso interior. En el segundo caso, no es siempre posible hacer los uñeros integrados en el mismo material de la puerta o el frente, ya que no todos los acabados admiten esta solución (preferentemente PVC y lacados). Para el resto de materiales la única solución es añadir un uñero en otro material. Visualmente en el resultado es excelente, obteniendo una cocina minimalista muy limpia estéticamente aunque se pierde ese aspecto de la personalización que se obtenía con los tiradores.

 

Otras soluciones que existen en el mercado para los muebles de cocina son los tiradores en listón en la parte superior de los cajones o laterales de las puertas, o los sistemas de tirador embutido dentro de la propia puerta, aunque en los últimos tiempos su uso se ha visto reducido.

 

Pero ahí no terminan las posibilidades, y ya están en el mercado, para las cocinas de última generación, los sistemas eléctricos de apertura  asistida que sólo necesitan una presión ligera en cualquier punto del frente de cajón lo que proporciona una mayor libertad de uso y movimiento así como una mayor comodidad en la apertura para cada zona del hogar.. Parten de la filosofía de sistemas anteriores muy sencillos como el sistema Push que se embutía en el propio mueble y con una presión en dicho punto la puerta se abría. Pero los nuevos sistemas incorporan un sistema eléctrico que le aporta suavidad, y un extra de confort en el uso de los muebles de cocina.  Su mayor inconveniente es el elevado coste de estos sistemas y que requieren por sus características un mayor cuidado en el uso ya que en caso contrario pueden producirse averías con el tiempo.  No olvidemos que actualmente la vida útil media de una cocina en España es de 15 a 20 años, aunque con la crisis este plazo está aumentando.

 

En definitiva, creemos que el tirador no ha muerto en la cocina aunque cada vez lo va a tener más difícil para subsistir. Será necesario que se reinvente y se adapte a los nuevos tiempos pero todos sabemos que las modas cambian y regresan. Creemos que el tirador algún día puede volver a ser pieza imprescindible en la cocina, quizás esta vez lo haga con otros diseños y más aplicaciones, quien sabe si será un tirador inteligente que incorpore sensores para apertura y cierre de cajones y puertas, para accionar luces interiores o exteriores,  programación de electrodomésticos, conectividad,  acceso a información, imagen y sonido o cualquier cosa que podamos imaginar.  El futuro seguro que nos depara muchas sorpresas.